martes, febrero 12, 2008

Traduciendo del peperés:


Cañete: "Ya no hay camareros como los de antes"
Traducción: ¡El servicio está fatal!

Rajoy plantea un contrato de integración para inmigrantes.
Traducción: Pues conmigo aprenderán a decir ¡Señorito! como Gracita Morales.

Pizarro: (La costumbre española es que)"no se puede mutilar una mano al que roba"
Traducción: ¡Y eso que sé que la criada me sisa del dinero de la compra!

Locke (traduciría algo del pesoés, pero esos sólo hablan de regalar dinero)