jueves, julio 02, 2009

Saber popular y fitosanitarios

En este humilde post paso a compartir con ustedes, queridos lectores, la sabiduría ancestral de la gente de campo. De la gente que lleva decenas de años trabajando en la agricultura y siguen vivos de manera inexplicable. Pero POR LOS CLAVITOS DE DORAEMON NO INTENTEN HACERLO EN CASA:

Consejo 1: Remedio para el dolor de muelas

Moje usted un palillo en cualquier organofosforado y aplique directamente sobre la muela dolorida. Mano de santo

Consejo 2: Si tiene usted que remover la mezcla del fitosanitario (veneno) nada mejor que la mano por:
  1. Los palos están sucios y la suciedad pueden tupir la boquilla de aplicación
  2. La mano permite conocer en todo momento si están quedando grumos o restos sin disolver, el uso de guantes impide esta sensibilidad
Consejo 3: Los venenos vienen cada día más flojos, por lo que en lugar de la dosis internacional (un vaso de yogur de veneno disuelto en agua por tratamiento) hay que aplicar dos o tres

Consejo 4: Si yo aplico un veneno cada 5 días pero tras la última aplicación espero 15 días para vender la fruta (que es el plazo de seguridad indicado por el fabricante) El veneno se degradará independientemente de la dosis acumulada en los tratamientos recurrentes.


Esto más que un consejo es una curiosidad contada por un agricultor. Se han fijado que tras un largo día de tratamiento con fitosanitarios (sin mascarilla, mono de trabajo, o cualquier medida de protección por pequeña que esta sea) cuando llegas a casa "te tiras un peo y huele a produto"

El Capitán Fofesno (que en realidad es Vespinoza con una toalla atada al cuello)

7 comentarios:

Jesus dijo...

Vespinoza, tio, esto no puede ser cierto, te quedas con nosotros... Aunque, por otro lado.... ¿Que mente calenturienta podria imaginar un escenario asi? Respuesta: Ninguna en el universo conocido, ergo, debe ser cierto....
Que Dios nos pille confesaos.

Lanarch dijo...

Jajajajaja, ¡evolución en directo! Se presiente el premio Darwin...

jacobpg dijo...

Por los clavos ferruginosos de cristo, me acabo de imaginar todas las escenas en mi cabeza. Voy a darme de cabezazos contra la pared para intentar sacar eses imagenes de mí.
Arghhhhh

ricardo dijo...

Esa es la sabiduría de nuestras gentes del campo. Y lo mejor está aún por llegar. Recuerde, Vespinoza, nunca desprecie la brutalidad del mago.

Deprofundis dijo...

Donde esté un hombre de campo... las nuevas generaciones urbanitas no valen pa ná.

exseminarista ye-ye dijo...

Y así nos va, teniendo a un mago (orgulloso de serlo, dixit) como presidente del gobierno de canallas (ya ves, yo siempre metiendo cizaña politiquera :-)

vespinoza dijo...

No tendremos la suerte de que utilice el método anticaries recomendado