viernes, enero 27, 2006

Más obscenidades

Si alguien se pregunta hasta dónde se puede llegar siguiendo el camino de la pseudociencia más aberrante, ya puede dejar de preguntarselo. La respuesta está aquí. No es cierto que la verdad esté ahí fuera. La verdad está aquí dentro. Sólo hace falta un buen taladro. Mmmm. Como le ocurre al protagonista de Pi. O como en una de Rocco Siffredi . Atención sobre todo a la musica de la página principal. Si eso no te anima a abrirte la tapa de los sesos, nada lo hará.

Vaya merluzos.

Locke

2 comentarios:

ricardo dijo...

El tercer ojo no era el del culo?

Anónimo dijo...

Very cool design! Useful information. Go on!
» »