martes, abril 10, 2007

100 Negritos

En el magnífico blog desiertos lejanos hacen un conteo de los conspiradores, yo me he puesto a numerarlos y sin contar a los políticos del PSOE esto es lo que me da:

Los implicados en la conspiración:

2 El portero Garrudo que declara haber visto a tres personas dirigirse hacia la estación de Alcalá desde la Kangoo, transportando mochilas, y que fue la persona que, a través del presidente de la Comunidad de Propietarios (otro ciudadano de a pie), alertó a la Policía


3 El agente con carné 79.858 declaró en la vista: “Recuerdo que había muchas cosas y estaban revueltas”. Niega q la kangoo estuviera vacia


Niega que la kangoo estuviera vacia: No, señor letrado, no está diciendo eso, dice que no apreciaba nada relevante, ningún objeto grande…


4 Agente con carné 82.709 fue el encargado del traslado de la furgoneta Kangoo a Canillas. Afirmó que nunca la perdió de vista y que se la entregó a Policía Científica


5 Conductor de la grúa, empleado municipal, ha despertado sospechas por una razón similar. Además el agente contradice a Luis del Pino, que afirma que la furgoneta fue entregada a los Tedax


7 Si no fue 82.709 el que plantó la evidencia, entonces serían los dos inspectores de Policía Científica que la recibieron, carnés 17597 y 19245, los que lo hicieron, al haber sido ellos responsables de la inspección ocular técnico-policial y no haberse roto en ningún momento la cadena de custodia.


16 Suma y sigue. La mochila de Vallecas, nos dicen los conspiracionistas, fue plantada en algún punto de su periplo desde la estación de El Pozo hasta la comisaría de Puente de Vallecas, pasando por IFEMA. Si esto es verdad algunos o todos los policías que participaron en la cadena de custodia de dicha mochila mienten, y aquéllos que lo hayan hecho en la vista oral o en declaración judicial han cometido además un delito de falso testimonio.
Hablamos de nueve agentes, con números de carné 16.132, 87.407, 87.141, 24.420, 87.843, 88.659, 87.750, 89.324 y 88.941, algunos de los cuales, como he dicho, ya han declarado en la vista oral, ratificándose en su declaración judicial.


18 Además, en alguna versión del propio Luis del Pino la mochila fue supuestamente encontrada en IFEMA, con lo que los dos policías (carnés 88.163 y 79.046) que la encontraron en Vallecas, y que ya han declarado en la vista oral, también mienten

19 Juan Jesús Sánchez Manzano, a la sazón comisario jefe de Tedax, es una de las personas a las que los conspiracionistas han acusado de prácticamente todo, desde enviar informes falsos al juez hasta ocultar evidencia (mochila de Vallecas), pasando por contaminar las muestras de explosivos bajo su custodia con DNT, saltarse los protocolos de actuación para que las muestras no llegaran a Policía Científica (presuntamente los “buenos” en esta parte de la historia) y guardar la mochila en la cocina de su casa. Sánchez Manzano parece ser un genio del mal. Sorprendentemente, dada la gravedad y cantidad de sus delitos plenamente demostrados (según los conspiracionistas) en la vista oral no pudieron probarle absolutamente nada.

22 la perito con carné profesional 17.632, jefa de laboratorio de Tedax, habría ocultado información sobre los análisis, y en particular el hallazgo de nitroglicerina (y presumiblemente también de DNT). Entre ella y su jefe habrían hecho desaparecer un informe redactado el día 11. Santiago Cuadro, comisario general de Seguridad Ciudadana y por entonces jefe de Sánchez Manzano, habría sido el responsable de desorientar al Ministro del Interior al mencionar que el explosivo era Titadyne con cordón detonante.


23 Tedax “Pedro”, a quien los conspiracionistas profesan especial inquina. Si, como afirma Del Pino en uno de sus Enigmas, la mochila no se desactivó en el Parque Azorín de Vallecas, Pedro estaría mintiendo (y cometiendo falso testimonio). De Pedro se han dicho muchas otras cosas, desde que la desactivación fue una pantomima hasta poner en duda su descripción de la mochila de Vallecas y sus valoraciones al respecto (un aparato muy sencillo pero ingenioso, distinto de cualquier otra cosa que hubiera visto). También se le acusa de haberse paseado por el locutorio de Jamal Zougam


31 Según Luis del Pino, los Tedax también habrían hecho desaparecer evidencia en el piso de Leganés. Dado que en la recogida de dicha evidencia participaron unos ocho Tedax
44 El último gran grupo de policías supuestamente deshonestos, según los conspiracionistas, lo forman los que participaron en el operativo de Leganés, alrededor de un centenar, y muy en particular los Geos que prestaron declaración judicial y otros agentes. El caso de los Geos es particularmente sangrante porque no sólo arriesgaron la vida, al igual que Pedro, sino que de hecho perdieron a un compañero, Francisco Javier Torronteras, a quienes algunos conspiracionistas, en un alarde de inaudita mezquindad, llaman “el geo supuestamente fallecido”, insinuando con mayor o menor claridad que sigue vivo y cobrando por su silencio.
Todos ellos tendrían que estar mintiendo, porque según el Evangelio conspiracionista en Leganés no hubo un suicidio colectivo, sino un asesinato, y no hubo ni tiroteos ni algarabía. El agente 74.693 dice que escuchó disparos y vio al menos a una persona además de escuchar un griterío en árabe. La mayoría de los GEOs que prestaron declaración judicial (27.288, 64.609, 28.400, 82.354, 28.354, 63.853. 62.883, 75.867, 75.478, 81.743, 80.192, 81.705) y el GEO que ha declarado en la vista oral confirman lo de los disparos, el número de personas vivas no inferior a tres y los cánticos en árabe


48 Miguel Ángel Santano, Comisario General de Policía Científica, sin concretar su participación y sobre Telesforo Rubio, Comisario General de Información durante la mayor parte de la instrucción del sumario, Mariano Rayón, Comisario Jefe de la UCIE, y sobre otros muchos mandos policiales. Y sin mencionarle jamás por nombre, Fernando Múgica implica que el jefe de la investigación, Jesús de la Morena, predecesor de Rubio, manipuló la información


50 Asimismo, se ha señalado que varios agentes del CNI (sin identificar) y a su propio director en aquel tiempo, Jorge Dezcallar, entre otras cosas por el seguimiento que hacían de Allekema Lamari.


57 al alférez de la Guardia Civil “Víctor”, controlador de Rafa Zouhier, a su superior el capitán “Paco” y al superior de éste, coronel Félix Hernando de la UCO (que tiene la gran virtud, desde el punto de vista de la contumaz suspicacia, de haber tenido relación con Rafael Vera), así como al inspector Manuel García Rodríguez, “Manolón”, controlador de Trashorras. También a varios policías y guardias civiles de Asturias, en particular el General Pedro Laguna, en relación con las informaciones del confidente Lavandera y las supuestas amenazas que dice haber recibido por parte de las fuerzas del orden.


58 el jefe de seguridad de Amena, que proporcionó la información para localizar la tarjeta y el teléfono de la mochila de Vallecas, y que descubrió que varias otras tarjetas fueron detectadas por las BTS de Chinchón y Morata, según declara en la vista oral


59 el empleado de la inmobiliaria que alquiló el piso de Leganés, cuya declaración contradice las afirmaciones de Luis del Pino en el sentido de que ese piso estaba perfectamente controlado por la Policía desde meses antes


61 Rahma Ahmidan, madre del Chino, y su mujer, que recibieron sendas llamadas antes del suicidio, llamadas que tienen que ser falsas; la mujer de éste también reconoce su voz en los vídeos reivindicativos


64 Larbi Raichi y los dos peritos de voz que también reconocen la voz de El Chino en diversas cintas
65 el perito grafólogo que identifica la escritura de Kounjaa en su testamento;
66 el Guardia Civil con tarjeta n° E68411I, que multa al Chino en Burgos y “le deja ir
68 los forenses del Servicio Central de Identificación de la Comisaría General de Policía Científica que identificaron a Allekema Lamari como el séptimo suicida de Leganés;
69 el jefe de la Sección de Antropología del Instituto Médico Forense, José Luis Prieto Carrero
70 además de la ya mencionada cajera del Carrefour de Avilés.
71 El policía malvado al que se refiere hoy Diaz de Mera


Las explicaciones de cada número las he copiado descaradamente de Desiertos Lejanos. El número 71 no incluye ni a Polanco, ni políticos, ni periodistas, ni blogueros etc, por lo que la lista en realidad es mucho mayor



Vespinoza el conspirador nº 1000


4 comentarios:

ricardo dijo...

Se podría hacer una letra tipo sabina ¿no?

Anónimo dijo...

Y digo yo: si se cerraron el Egin y el Egunkaria, supuestamente por haber enaltecido a terroristas y propalado falsas informaciones tendentes a justificar el terrorismo... ¿alguien espera que después de este juicio se vayan a revisar las entrevistas, justificaciones y pagos realizados por El Mundo? ¿Podemos esperar que cierren ese periódico por enaltecimiento del terrorismo?
Vale. Ya nos hemos respondido todos, ¿no?
Pues entonces no hay derecho.

Pedro Iñaki

Lanarch dijo...

¡Juas! Genial la idea de contarlos.

Yo lo que me pregunto es si alguien mirará mal a estos traidores a la patria, estos, digámoslo claramente, colaboradores con banda armada. Si yo fuera un peón negro y vivieran en mi escalera, o fueran mis empleados, o salieran con mis hijos, etc, se iban a cagar.

ornitorrinco enmascarado dijo...

¿No sería más fácil listar los que no están implicados? ¿Forman los peones negros una aldea irreductible que permanece alzada, ahora y siempre, contra el sentido común? Queremos de saber...