lunes, abril 09, 2007

El movimiento Neocon

Desde hace un tiempo el término "neocon" aparece reiteradamente en todos los medios. Normalmente el término es empleado por la izquierda para calificar a algunos políticos de la derecha más rancia aunque da la impresión de que se ignora lo que este término significa así como los orígenes y credo de este movimiento. El País publicó en pasado día 6/4/07 un artículo de Ignacio Muro Benayas titulado "Leninismo de derechas, liberalismo de izquierdas" (que aunque en la web de El país es de pago aquí aparece gratis) en el que se hace un resumen de los orígenes del movimiento (copio y pego):
(...) No es un problema nacional. Nace en EE UU, en los 70, cuando el ex trotskista Irving Bristol y otros ex comunistas consiguen fraguar un mix ideológico que integra el fundamentalismo religioso y el leninismo como práctica política. En el Gabinete de Bush se refuerza con personajes como Wolfowitz y Bolton. Se desplaza de un sitio a otro -Italia, Polonia o Francia- revolucionando el ideario liberal-conservador, que había logrado integrar, sin demasiada tensión, el discurso religioso en un todo bastante secularizado. Se abandona todo pragmatismo y se instaura una ideología blindada, leninista.

Su irrupción rompe los consensos básicos de la alternancia en democracia. Desaparece todo relativismo. El poder y el Estado son sus temas preferidos: cómo conseguirlo y cómo mantenerlo utilizando cualquier artimaña. No dudan en recurrir a la manipulación en el recuento de votos: lo hicieron en Florida (EE UU), para decidir la victoria de Bush. No importa no convencer, la cuestión es vencer. ¿A quién? Al "enemigo". Porque una visión tan blindada necesita un enemigo: la dialéctica amigo-enemigo es imprescindible para que todo cuaje.

Los movimientos cristianos admiran en los neocons la ausencia de complejos y el haber sido capaces de elaborar una alternativa al "progresismo sesentayochista". También, la radicalidad del discurso ajeno a lo convencional. Les alejan su individualismo y su materialismo ateo pero sobrellevan esa diferencia. Admiten la figura del "ateo devoto", utilizado para designar al ex presidente del Senado italiano, Marcello Pera, colaborador y amigo del Papa. El cristianismo, como frontera de una "civilización en peligro", les proporciona otro punto de encuentro.

Esa ideología llega a España ya elaborada, anida en FAES y se refuerza por el comportamiento de los ex comunistas desprejuiciados: Jiménez Losantos, Pío Moa o Alonso de los Ríos. Otros, como Urdaci, Pilar del Castillo o Piqué, con un pasado común, resultan moderados a sus ojos. El notario Rajoy se limita a levantar acta en un equilibrio que le aleja del centro. Es maricomplejines, "típico representante de esas derechas" que resultan, en palabras del locutor de la Cope, "muy blanditos, muy buenecitos y muy funcionaritos. Tienen otras virtudes, pero la garra, evidentemente, no. Y las ideas les producen desconfianza". Para eso están ellos.(...)
Si realizamos una búsqueda sencillita en internet ( FAES e Irving Bristol) encontramos con mucha facilidad el cuaderno de pensamiento político nº 7 de la FAES :

(...)confirmadosen los terribles atentados terroristas contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono en Washington! Diríase que es, en verdad, de lamentar la morosidad de la versión española de este trabajo verdaderamente esencial para conocer los bases doctrinales, las razones de principio y las líneas estratégicas de acción en política exterior que alimentan una corriente de pensamiento político seria y convincente (la «persuasión neoconservadora» la denomina Irving Bristol), que más que una ideología en sentido estricto constituye un vehículo de actuación práctica articulado a partir de urgencias históricas, de un profundo sentido del patriotismo y de un insobornable apego a la libertad(...)
Entre los dogmas de esta ideología es fácil encontrar varios puntos recurrentes:
  1. O estas conmigo o contra mi
  2. Nos amenaza un peligro inminente
  3. Necesitamos gobernantes capaces de guiarnos en estos tiempos de inestabilidad
  4. El fin loable (acabar con la amenaza de Sadam Hussein, volver a gobernar España) justifica los medios (inventar historias como armas de destrucción masiva o conspiración ETA-Islamistas)

El movimiento ideológico neoconservador es algo que no deberíamos ni ignorar ni tomarnos a la ligera.

Vespinoza chapoteando en el pasado y escribiendo rápido y mal sobre los neoconservadores.

PD si alguien encuentra algún buen artículo sobre la historia de este movimiento que ponga un link en los comentarios, es J#did@mente complicado encontrarlos en la red.

4 comentarios:

Lanarch dijo...

Esos puntos recurrentes me suenan mucho...

Lector 13 dijo...

Hay una serie de tres documentales de la BBC titulados: 'El poder de las pesadillas", en los que se hablaba de los orígenes del movimiento "neocon", los movimientos islamistas radicales y la forma en las que se han ido desarrollando en paralelo desde principios de los 50 del siglo pasado a partir de las ideas de Leo Strauss y Sayed Qutb. Se pueden encontrar en Google-Video en una versión subtitulada. De paso comentar que en el mismo sitio se puede ver la serie documental: 'Root of all evil" de Richard Dawkin para el Channel4. Con esto se cubre gran parte del espectro de todos los movimientos irracionales que el gran Doraemon a tenido a bien infligirnos.

vespinoza dijo...

Gracias caballero

Rafa dijo...

Están muy bien estos repasillos, que luego uno sabe perfectamente lo que es un neocon y cómo identificarlo, pero por si acaso es que hay elemntos que ¡leches! lo clavan a la perfección.