viernes, febrero 15, 2008

Noticias curiosas

Como es viernes vamos a anarosear sin complejos de la prensa:


La noticia tiene gracia, pero lo mejor es el título que aparece debajo en letra más pequeña:

La hembra ya había tenido antes "actitudes innovadoras"

Ya puestos a culpar a la mona yo añadiría "la muy guarrilla".

Mientras tanto en Italia:Descubren la mayor plantación de marihuana de Europa en la isla de Sicilia

Lo mejor es la foto que ilustra la noticia, vean al astuto policía donde se ha colocado (nunca mejor dicho lo de colocado)

Y por último:

"El 27 de diciembre pasado, al finalizar su concierto en la sala de conciertos del Barbican, en Londres, David Garrett se resbaló en los escalones y cayó sobre su preciado instrumento."

Poco después leemos con alivio que se refería a un violín viejuno

"No me tropecé. Fueron las escaleras que estaban muy resbalosas y caí totalmente de espaldas. El violín estaba en su caja pero lastimosamente me caí encima, lo que de alguna manera me salvó la vida, pero el violín quedó hecho pedazos"

Es que las escaleras RESBALOSAS son muy traicioneras.

Y por último una pregunta que me hago desde hace días ¿Si Segolene Royal hubiera ganado las elecciones, ahora sería novia de Carla Bruni?



Como diría el amigo exseminarista "RRRRRRRRRRRRRRRRRRRR"


Vespinoza aburrido




4 comentarios:

1berto dijo...

La revolución sexual femenina ha llegado a los primates. Si Chita levantara la cabeza...seguro que es que ya habría acabado de chuparla.

Segolene RRRRRRRR

¿Y si Hillary ganara en EEUU? A quien contrataría de becarios ¿A dos negrazos? RRRRRRRRR

Deprofundis dijo...

No es justo, lo del Oreo es invención mía...

copepodo dijo...

Lo de la Bruni me ha recordado a aquella semana en la que lo más buscado en el Gúguel, después de Britney Spears, era el ahorcamiento de Saddam Husseim y se propuso colgar un video con el ahorcamiento de Britney Spears para batir récords.

Muy buena toda la selección, Sr. Vespinoza.

exseminarista ye-ye dijo...

Joer, Vespinoza, me está usted superando, ¡esa escena Bruni-Segolane no se me hubiera ocurrido ni en mis más tórridos sueños! Rrrrrrrrrrr