viernes, marzo 28, 2008

El eternauta y los desaparecidos

Hace tiempo vi en El País un reportaje sobre una exposición titulada " Ausencias," dedicada a los desaparecidos en Argentina cuyo autor es Gustavo Germano. La idea es muy sencilla consiste en buscar el mismo escenario de la foto previa a la dictadura y repetirla en la actualidad con los supervivientes. El resultado pone los pelos de punta






Por suerte para mi había olvidado estas terribles fotos, hasta que llegó a mis manos el cómic "El Eternauta". La historia, que habla sobre un viajero de la eternidad que se aparece en casa de Oesterheld (el autor del cómic) y le cuenta la historia de una terrible invasión extraterrestre en Buenos Aires. La historia no deja de estar simpática con un entrañable toque pulp y la gracia añadida de que los pérfidos alien no eligen invadir los USA sino la Argentiiiiina Piiiiibe


Lo que me ha revuelto las tripas y me ha hecho recordar la citada exposición es la terrible historia personal de la familia Oesterheld. Tres de sus cuatro hijas siguen desaparecidas (solo apareció el cuerpo acribillado de la cuarta), el autor, dos de sus yernos y posiblemente dos de sus nietos, nacidos durante el cautiverio de sus madres, continúan desaparecidos. Solo sobrevive Elsa Sánchez de Oesterheld viuda del que muchos consideran mejor guionista del cómic argentino.




Solo sobrevivió
Elsa Sánchez de Oesterheld al exterminio sistemático de su familia

Esta historia me ha hecho indagar algo más sobre el aparentemente inocente cómic. Copio y pego de la Wikipedia:

(...)El rasgo más destacado de la historia por historietistas y periodistas especializados es la amplitud de interpretaciones sutiles, referencias veladas o segundas lecturas (algunas incluso involuntarias) que podrían hacerse de la obra. El propio Oesterheld, por ejemplo, indica que en dicha aventura el protagonismo siempre recae en un grupo de personas, más grande o más chico, conformando un "héroe en grupo" que considera más valioso que al clásico héroe individual que triunfa sin ayuda de otros.

El comentario más frecuente señala en los invasores y sus métodos referencias veladas a los golpes de estado que a menudo vivía el país. En este sentido, cabe señalar que las 3 versiones escritas por Oesterheld (la primera, la de Breccia y la segunda) coincidieron con los gobiernos de facto de Pedro Eugenio Aramburu, Juan Carlos Onganía y el Proceso de Reorganización Nacional respectivamente.

También se ha señalado que, exceptuando a los "Ellos" que son mencionados pero no aparecen propiamente en ningún momento, ninguno de los invasores es realmente malvado en sí mismo, sino que se trata de seres forzados a cumplir la voluntad de otros. Este aspecto se ha referenciado como una crítica a la Guerra en forma conceptual o incluso como un alegato sobre la lucha de clases. (...)

Otros links La Vanguardia, La Cárcel de Papel, La exposición en Argentina

Vespinoza que ni olvida ni perdona

4 comentarios:

ricardo dijo...

Deje de leer dibujitos. Por cierto, Argentina está en África, verdad.

Deprofundis dijo...

Y cómo está estos días Argentina...

Elena Nito de Tegueste dijo...

Y cómo le gustan a Deprofundis los argentinos...

exseminarista ye-ye dijo...

contigo estoy, ni olvidar ni perdonar.
y no somos argentinos, pero como si lo fuéramos.
por decir alguna nacionalidad sufrida, que haberlas, haylas más, muchas más, cohones