lunes, marzo 12, 2007

Algunas Cosas que NO hago

Hay muchas cosas que no hago por bien de mi salud mental. Entre ellas las siguientes:

-Mirar los comentarios de 20 Minutos. De hecho he llegado a quitar el feed que viene con el Firefox para no caer en la tentación. En la mayoría de los temas de actualidad es como una muralla de ruido blanco de odio, como si alguien hubiera conseguido introducir un micrófono en las salas del infierno y le hubiera encargado a una de las taquígrafas de los juicios de Nuremberg que dejara constancia de ese continuo goteo de maldad destilada que fluye día sí y día también pro parte de los ciudadanos crispañoles.

-Leer La Decadencia del Ingenio. Me deprime muchísimo ver a alguien realmente brillante. Así que procuro evitarlo como la peste para preservar la poca autoestima que me queda. Vespinoza también me deprime, pero menos, y a ese lo tengo controlado.

-Publicar entradas en fin de semana. Tras un año de observación, he descubierto (así de torpe soy) que la mayoría de los asiduos en esta bitácora... ¡nos leen desde su puesto de trabajo en vez de producir como Dios manda! Si publico en fin de semana, la entrada se queda ahí, sin un mísero improperio que me demuestre que mi escrito le importa alguien, con la consiguiente bajona de ánimo al ver languidecer la entrada sin que nadie escriba nada. Bueno, menos el Ornitorrinco, que ese sí que creo que escribe en fines de semana. Sí, bueno, ya sé que a veces nadie me dedica ningún improperio aunque actualice el blog entre semanas, pero el autoengaño es una gran herramienta para el equilibrio mental.

-Y sobre todo, no creerme esto. Al menos tal y como está argumentado en ese artículo. Unos físicos afirman que la base de la transmisión neuronal es el sonido y no la electricidad, aunque queda por ver *qué* es exactamente lo que afirman los susodichos. He comprobado la fecha y no pone 1 de abril, por si acaso. El lado bueno es que explicaría lo de las voces en mi cabeza, eso sí.

Locke

2 comentarios:

vespinoza dijo...

La frase "estar sonado" alcanza toda una nueva gama de matices.
En cuanto a lo de la envidia, tu si que sabes halagar a un hombre
!Ladrón¡

ornitorrinco enmascarado dijo...

¡Je, Je! Te engañé. Yo también te leo desde el curro...