lunes, abril 09, 2007

Lectura de 300 desde la fe de Doraemon

Esta película es sin duda una apología de lo que Doraemon significa dentro del mundo complejo y convulso que nos ha tocado vivir. En esta época materialista en la que nos encontramos donde se valora a las personas por lo que tienen y no por lo que son, al contrario que en otras épocas como la edad media, la Norte América pre-guerra civil o el siglo XVIII francés. Este magnífico film no ha sido correctamente interpretado por muchos críticos de cine que sin duda cegados por su ideología ( versión del centro liberal reformista y versión pantalón de pana ) no han sabido hacer una correcta lectura del mensaje de la película.

En la adaptación al celuloide del genial comic de Frank Miller los valerosos espartanos resisten tras sus redondos escudos, una clara alusión a Doraemon y sus redondeadas formas, a las hordas de tíos feos que representan a los no creyentes. Hay que hacer notar que el autor evita astutamente el color azul para así remarcar la época oscura en la que la toda la humanidad y por lo tanto la superior cultura Doraemita (azul) se ven amenazadas por los infieles.



El cielo y el mar dejan de ser azules tras el avance persa


Se ha criticado la gran cantidad de pezones que muestran los espartanos, pero ello no es más que una nueva referencia a Doraemon como es lógico los buenos y guapetones hoplitas portan cerca de sus corazones el símbolo de la redondez sagrada. De la película extraemos el claro mensaje de que si no creemos en él nos volveremos feos y los buenos nos atizarán hasta hartarse, mensaje que aún hoy en pleno siglo XXI es perfectamente válido


.

Los limpios de corazón y los buenos en general, se protegen tras la redondeada forma de Doraemon, que es representado en la película por el escudo espartano. Si nos fijamos bien veremos la cara de Doraemon con una expresión de firmeza e incluso de enfado en el escudo de cada espartano y como no del rey Leónidas (nótese la sutil referencia, el león al igual que el gato son felinos)

Vespinoza que sí ha sabido encontrar el mensaje de la película

11 comentarios:

Eduo dijo...

Y yo que sólo contaba 2 pezones por espartano. He preguntado a mi mujer y me dice que no se fijó en los pezones, pero que el número de abdominales y bíceps parecía el usual desde su punto de vista.

vespinoza dijo...

¿Te parecen pocos 2 pezones/espartano? a mi 1 ya me parece demasiado. En cambio los 2 pezones/oráculo me parece un número perfecto

Doraemon akbar

vespinoza dijo...

(En realidad es que escribo estas chorradas a toda leche y los errores de expresión y de puntuación, son frecuentes)

Eduo dijo...

Lo se. Era broma :)

Yo es que aunque he visto todas las quejas sobre la pelicula y como es una oda al abdominal espartano la realidad es que en nuestra cabeza muchas veces funciona una versión mas seria de lo que pusiste en el comentario: Si salen chicas toas buenas y en bolas mola. Si salen tios, tos buenos y ademas muchos ya no mola tanto.

Como he dicho en varios sitios, mi mujer se ha sentido reivindicada por esta pelicula por todas las veces que yo la he llevado a ver pelis donde se ve mucho de la jolie, la hayek o la mendes.

Demos las gracias por el oraculo y por gorgo, que compensan con creces la sobredosis de musculo untado de aceite y dejemos que ellas, por una vez, se regodeen (que no hubo suficiente Pitt en Troya como para compensar).

Eduo dijo...

Por cierto, aclaro que entendi que realmente querias poner "la gran cantidad de pezones de espartanos que se muestran", pero la frase me dio pie al chiste simple. No he podido evitarlo :)

Locke Demóstoles Vespinoza DeProfundis dijo...

"Sopotocientos" mola. Es aún más facha que el original :-)

Eduo dijo...

Hey. Que frase mas bonita "Los sopotocientos pezones de la pelicula". La imagen que evoca es memorable. Al menos mientras no recuerdes que en su mayoría son de tios.

Rafa dijo...

Visto así está claro que es una gran alegoría religiosa. No comprendo cómo se me pudo pasar por alto...

Deprofundis dijo...

Creo que Vespinoza está acercandose demasiado al fanatismo religioso.
Quiero apostatar de la iglesia doraemoniana.

vespinoza dijo...

Que sepas que tu amigo Nuwanda II es muy relgioso y quizás no te lo perdonaría nunca. Además Nevado (el perro de Sin Chan) te enviaría males sin fin.

Nótese el empleo de los seres queridos y las amenazas como en toda religión que se precie

Locke dijo...

¡Shin y Chan y yo también apostatamos! ¡Nevado al Papado! ¡Viva el concilio de Kasukabe!