sábado, febrero 04, 2006

Melendezgate: el principio del fin

Leo en la prensa local que por fín se ha paralizado la actividad del Curandero Enrique Melendez-Hevia. Este catedrático de bioquínica llevaba tiempo experimentando con humanos una supuesta cura contra las enfermedades degenerativas. Obesidad, diabetes, artrosis... no había nada que este señor no pudera curar a través de una dieta estricta y la ingestión de unos polvos misteriosos. Todo ello por un módico precio. Después de dos años de apariciones en prensa, radio y televisión en las que admitía sin pudor alguno que estaba actuando al margen de la ley, al señor Melendez le han cerrado el chiringuito. Han sido dos años de continua huída hacia delante en los que el profesor Melendez ha ido aumentando el calibre de sus declaraciones hasta llegar a afirmar que su producto detiene el avance de las células cancerosas. Yo había perdido la esperanza de que este hombre llegara alguna vez a responder de sus actos ante la ley, y todavía tengo mis dudas. Pero parece que la administración ha cumplido al fin con sus obligaciones y ha dejado de ignorar el problema. Más información en el blog de ARP y en Etica more cybernetica

1 comentario:

Iván dijo...

Al parecer resulta que los componentes de los factores del señor Meléndez: la glicina y el aspártico están registrados en una lista de vitaminas, minerales y aminoácidos que sanidad firma y por si fuera poco señala que su consumo no es perjudicial para la salud. Pero actúan contra él por usar estos productos como medicamentos alegando que para usarlos como tal deben estar sujetos a estudio y análisis.

Puede demostrarse que ese es el uso que les da Meléndez y no el de complemento nutritivo? Me parece complicado.

Aún así, se olvidan ustedes, y sanidad por supuesto,de lo verdaderamente importante: los enfermos. Gente que gracias a los factores del señor Meléndez ha mejorado su calidad de vida y sin ni un sólo efecto secundario. Eso es lo verdaderamente importante!

Su argumento, que es el de Sanidad claro está, es que se ha hecho lo que se tenía que hacer asegurando así la salud de los consumidores al aplicar la ley.

Qué sucede con la enorme cantidad de productos perjudiciales para la salud contra la que su querida ley no actúa? Por qué callan ustedes y no crean blogs enteros con cada uno de esos productos? Perdonen pero no les entiendo.

De cualquier manera lo que me parece vergonzoso no es el comportamiento de sanidad, ni de la compañía nacional del medicamento, pues como venimos repitiendo defienden intereses económicos de un sistema corrupto y anticuado y su reacción es la esperada.

Lo increíblemente vergonzoso que personas como ustedes sean capaces de crear toda una obra teatral por el sencilo hecho de que el señor Meléndez ha descubierto los beneficios para la salud de la glicina y el aspártico.