jueves, marzo 09, 2006

Las cosas se estaban poniendo feas, nuestras valientes denuncias nos estan granjeado poderosos enemigos y las amenazas se suceden en el blog. Pero a mi siempre me ha gustado convivir con el riesgo (por eso tengo una novia extremeña) y he decidido seguir adelante. Así que esta mañana compré un pasaje a la isla innombrable que me daba derecho a desplazarme en un barcucho que olía a vómito y donde te cobraban tres euros por una coca-cola.

El viaje fue como me imaginaba el barco estaba lleno de narcos, terroristas, asesinos en serie, protésicos dentales y otra gentuza, astutamente camuflados como gente "normal" (afortunadamente mi afición a la lectura del editorial de "El Día" me permitió desenmascararlos sin demasiada dificultad). A pesar de mi discreción temía haber sido descubierto, algo me decía que aquel pez era demasiado gordo y quizás el lobby de la papa y el plátano habían avisado de mi llegada a los degenerados isleños. La confirmación a mis temores llegó poco después. Mientras el barco se acercaba lentamente a la bocana del muelle todos aquellos indeseables me miraban y sonreían…

Aquello era demasiado para mi castigado cerebro ¡un dedo mutilado! Que clase de seres sin escrúpulos pondrían una mano brutalmente desfigurada como advertencia en la entrada de su guarida. Pero yo seguiré con la investiga….

LAMENTAMOS COMUNICARLES A TODOS LOS LECTORES DEL BLOG QUE DEBIDO A RAZONES TÉCNICAS AJENAS A NUESTRA VOLUNTAD LA CONEXIÓN CON NUESTRO CORRESPONSAL SE HA VISTO TEMPORALMENTE INTERUMPIDA. MIENTRAS LA RECUPERAMOS UNOS MINUTOS MUSICALES.

http://video.google.com/videoplay?docid=399518662556032906

Vespinoza o lo que queda de el.

2 comentarios:

Demóstoles dijo...

La conexión perdida y ... ¡Música Militar! ¡Todo el Mundo al suelo!

Tranquilo Vespinoza, no te abandonaremos.

Anónimo dijo...

What a great site » » »