miércoles, octubre 07, 2009

Que no te tomen el pelo

Anaroseo directamente del blog de Ricardo:

En una entrada anterior, les hablé sobre las falacias que emplean los gobiernos de este país para presumir de austeridad a costa de los empleados públicos (funcionarios, estatutarios, laborales fijos y temporales etc...) Comentaba entonces la tasa de temporalidad de los mismos, el uso de las empresas públicas como lugar de cololocación de los enchufes de alto y bajo nivel, los trucos presupuestarios para camuflar gastos de personal irregularmente cedido o para incluir el sueldo de políticos y personal de confianza en el mismo capítulo que el de los funcionarios para, desde mi punto de vista, esconder la millonada que nos cuestan los políticos y sus amigos.

Ahora bien, mirando el capítulo 1 (personal) del proyecto de Presupuestos Generales del Estado y, teniendo en cuenta los acuerdos del Gobierno con los sindicatos, nos llevamos algunas sorpresitas.

Empecemos por recordar lo básico de ese acuerdo para el ejercicio 2010:

1. El salario de los funcionarios se eleva un 0,3 % lo mismo que la aportación del gobierno al fondo de pensiones.

2. Los Presupuestos Generales de 2010 contemplarían la oferta pública del 15% de la tasa de reposición, es decir, la cobertura de las bajas que se produzcan en la Administración del Estado. Es decir, se reducirá el número de funcionarios al no reponerse el 85% de las bajas.

El gobierno ha valorado los compromisos del acuerdo en unos 50 millones de € (1) Cálculo que supongo que ha tenido en cuenta las bajas, las altas ya comprometidas en 2009 y las previstas en el acuerdo para 2010. Es decir, la partida debería subir un 0,15%.

Pues bien, a pesar de todo ello, según la documentación del PGE, el capítulo de personal aumenta, nada más y nada menos, que un 2,3 %. Es decir, casi 16 veces más que el aumento pactado con los sindicatos. Así que, si el sueldo de los funcionarios sube un 0,3 y el número de funcionarios tiende a descender ¿Qué es lo que produce este aumento? La respuesta parece obvia: el aumento de altos cargos (políticos) y/o su personal de confianza (asesores de dudosa utilidad, amigos, cuñados y demás fauna)

Tal como ya dije, el propio gobierno estima (1), el coste del acuerdo con los sindicatos es de 50 millones de € mientras que, en el presupuesto que presenta el aumento de la partida de personal es de 744,60 millones de €. Por tanto, la diferencia entre ambas cifras arroja la cantidad de 694,60 millones de € de aumento de la masa salarial de los altos cargos y personal de confianza (asesores, cuñados y demás fauna elegida a dedo)

¡Y eso es sólo el aumento para la Administración General del Estado!

Nota de Vespinoza: El día que desaparezcan los funcionarios* como muro de contención entre los políticos y el dinero público SUS VAIS A CAGAR.

* Y eso que hay funcionarios de moralidad dudosa y mucho estómago agradecido.

Vespinoza intentando no hundirse en el mar de la prevaricación pese a las presiones

6 comentarios:

Javier dijo...

A mi me suena que en el capítulo I entran también las pensiones de la clase pasiva (no sólo los funcionarios tienen derecho a cobrar del estado, amigos míos), por lo que no refleja únicamente las nóminas de los funcionarios, siendo normal ese "desbalance" aparente en las cuentas.

Más atención me llama el capítulo de transferencias corrientes, que para que nos entendamos son subvenciones, aunque al contener las subvenciones sociales, de nuevo, es normal que aumenten.

Les aseguro que las trampas presupuestarias, de haberlas serían mucho más sutiles que un "desbalance" en la primera página para que el primero que saque una calculadora y calcule un porcentaje las "encuentre", de verdad.

Por otra parte, y más en tiempos de déficit, tiene todo el sentido del mundo reducir la masa funcionarial (no reponiendo, que es un método nada agresivo que ya les hubiera gustado a muchos parados) buscando mejorar la eficiencia del personal, automatizando procesos, reciclando, formando, eliminando algún que otro ministerio de dudosa utilidad (no lo digo yo, lo dice IU). No deja de ser un factor de peso importante sobre el PIB nacional y parece lógico optimizarlo antes que pagar intereses a Botín y compañía (y no porque sean banqueros malísimos, sino porque en estos momentos no abren el grifo de la inversión y no supone un factor positivo para la economía).

Y de verdad, señores funcionarios que lean esto. Tal y como está el mercado laboral, y con la que está cayendo, espero que entiendan que mucha gente no va a entender sus justas quejas por las escasas recompensas que les depara su trabajo. Es más, hay casi un 20% de la población activa a la que les resultan altamente irritantes y ofensivas.

Toda la información del mundo (y más), muy bien desglosada y por partidas sobre el proyecto de PGE 2010 la encontrarán aquí:

http://www.sgpg.pap.meh.es/SGPG/Cln_Principal/Presupuestos/ProyectoPresupuestos2010/

Ahora, hay que echarle horas para entenderlo bien...

ricardo dijo...

D. Javier, su conocimiento de presupuestos parecen bastante escassos. Decir que las transferencias corrientes son subvenciones así lo deja claro. En cuanto a las pensiones de la clase pasiva, se equivoca. En el capítulo 1 aparece la nómina de personal y sus cotizaciones a la seguridad social (laborales, funcionarios, políticos y personal de confianza). Si no se lo cree, solo tiene que leerse la memoria de los PGE o cualquier libro sobre el tema.

Además, reducir la masa funcionarial NO disminuye el coste de personal, en absoluto, porque, tal y como cuento en mi blog, dichos puestos se sustituyen con cesiones irregulares de personal a cargo de las empresas del sector público (si concurrencia competitiva, enchufando a amiguetes y cobrando un pico por la broma, más que lo que cobraría un funcionario)Y eso por no hablar que un servicio mal dotado de personal puede ser conveniente para el político (por ejemplo el control de obras, los servicios de adjudicaciones, la fiscalía anti-corripción etc...)

En cuanto si esto le resulta irritante al personal del sector privado, me la suda. Si quieren seguir ignorando que los políticos les roban descaradamente y se centran en odiarnos pues que se jodan.

Javier dijo...

Ante su forma de debatir y los argumentos que expone, D. Ricardo, me parece poco constructivo seguir con la réplica.

Sólo le pido un poco de humanidad y comprensión con ese 20% de parados que cito, que aparte de no tener un futuro claro en el que poder llevarse algo a la boca, también contribuyen en parte a pagarle a vd. su sueldo cada mes, como para además que se "la sude" su opinión y desearles que "se jodan". Me asustaría pensar que todavía queden individuos en Europa que desprecien la dignidad de los trabajadores de esa forma, la verdad, por lo que prefiero creer que sus comentarios obedecen a una exageración debida al calor del momento.

ricardo dijo...

D. javier, en primer lugar, de los parados no he hablado. En segundo lugar, si no replica a los argumentos de gestión presupuestaria es porque sabe que tengo razón y, en cuanto que no me importe que a los trabajadores del sector privado les parezca irritante que se hable de gestión presupuestaria (es decir, del dinero que pagan con sus impuestos) me reitero en que me es indiferente (si lo prefiere a la forma vulgar de expresarlo) y que sigan pensando que el enemigo es el funcionario mientras unos 400.000 enchufados en las AA.PP y muchos más en las empresas del sector público les esquilman el bolsillo.

Javier dijo...

Bueno, me alegro que no piense así de los parados, ya me extrañaba mi.

También me alegro que pasemos a un tono razonable, aunque entiendo que se sienta molesto por la negativa imagen popular que se tiene los funcionarios. En cualquier caso hay entender que quien más y quien menos se ha encontrado en su trato con la administración pública con algún que otro elemento que podría ser más responsable con su trabajo(y lo más seguro es que probablemente a usted le pase más a menudo que al resto en su día a día)y siempre tendemos a generalizar por el lado malo.

Con respecto a lo de la gestión presupuestaria, es que me parece la trampa demasiado evidente como para que sea auténtica. De todas maneras, me ha picado la curiosidad y revisaré mis conocimientos sobre partidas presupuestarias del Estado. (quedando a desayunar con un funcionario de hacienda, por cierto) :-)

ricardo dijo...

En los PGE las transferencias corrientes, para que se ahorre un desayuno con su amigo el de hacienda (esos nunca pagan nada), son principalmente transferencias que se hacen a las administraciones territoriales (Comunidades Autónomas y Corporaciones locales) y la UE con un 55% las primeras y un 12% las segundas.

También incluye aportaciones al Servicio Público de Empleo.

Quizás en los municipios (de donde me parece a mi que es usted personal de confianza) en el capítulo IV sí que pesen las subvenciones corrientes, pero en los PGE, como ve, NO.