viernes, agosto 04, 2006

Otra de síndromes funcionariales

En referencia a los Síndromes Funcionariales, esta mañana me he tirado una hora y media (de las de reloj y de las de parkímetro que he pagado 2,60 euritos en el parking más caro de Santa Cruz que es el de Tomecano) esperando en la cola de Tráfico. Ayer llamé por teléfono para asegurarme y le dije:

“He recibido una carta con la Notificación de la denuncia en la que se me informa oficialmente de la sanción de la retirada del carné de conducir durante un mes, (a parte de la multa y los p*tos 6 puntos) y me gustaría saber que tengo que hacer para fijar la fecha de entrega del carné.”

Sr. Tráfico:“Tiene que venir usted a la ventanilla de sanciones con la carta.”

Pues voy esta mañanita temprano, y después de esperar pacientemente (me llevé un libro y la radio) llego allí y con una cara sonriente le doy los buenos días, le entrego la carta y le digo a lo que voy.

Sr. Tráfico: “Esta no es la carta, tiene usted que esperar a que le llegue una segunda carta, entonces con esa carta ya se dirige usted a esta ventanilla”.

O sea que tengo que volver a hacer la cola. A mi, por lo general, no me disgustan las colas, pero no me gusta perder el tiempo. Les juro que en la primera carta no se dice nada de una segunda carta…

Con esto me gustaría llamar la atención de todos los usuarios de funcionarios para apoyarnos los unos a los otros y crear un manual de uso del funcionario. Me refiero a que yo me comprometo a recopilar todas las historias que lleguen a mis oídos y expresarlas de manera clara y concisa a nivel de usuario que no le gusta perder el tiempo.

Primer capítulo: Cómo tramitar la “suspensión temporal de la autorización administrativa para conducir”. (Léase: Retirada temporal del carné de conducir). Versión 1.0

Te llegará una carta con el nombre de “Notificación de denuncia”. NO VAYAS A TRÁFICO A PERDER EL TIEMPO. Tendrás que esperar a que te llegue una segunda carta, con la que tendrás que ir a la oficina de Tráfico y dirigirte directamente a la ventanilla de “SANCIONES” a la derecha según entras (Oficina de Tomecano) no hace falta que hagas cola en ninguna de las otras ventanillas.

Eso es lo que sé hasta la fecha, ya iré ampliando la información según vayan aconteciendo los hechos, incluyendo las gestiones necesarias para la realización de los cursos de reeducación vial y recuperación de puntos, etc

De Profundis dixit

3 comentarios:

JOHNNY INGLE dijo...

Me ha gustado ese tono tan alegre en el que se narra la desgracia de recibir la notificación de una multa: la mayoría de nosotros lloraríamos tres días seguidos con sus noches y nos iríamos pata abajo cada media hora.

Yo de Derecho poco entiendo, (como le dijo la monja al que le salió un pichón de la bragueta) pero creo que se equivocó el funcionario que le atendió al decirle que tenía que esperar una segunda carta. Es evidente que la primera es simplemente la notificación del inicio de un procedimiento, es decir, todavía puede salvarse, si usted alega alguna justa causa o se busca algún abogado caro y efectivo que se las sepa todas (no recomendado). La segunda notificación es la que contiene la multa en firme: ahora es cuando se puede ejecutar.

Lo que no le dibió decir ese funcionario, a mi entender, es que si usted está conforme con la multa, reconoce su culpabilidad, el procedimiento se da por terminado y...

¿No es lo mismo que cuando te dicen que si pagas voluntariamente y reconoces la culpa te descuentan un porcentaje?

En el Parking de Tomé Cano está pasando una cosa curiosa: se está llenando de coches que no se mueven. Al parecer, se trata de conductores que van a entregar el carnet y aparcan ahí. Al salir de Tráfico se dan cuenta de que ya no tienen carnet y no pueden conducir, por lo que se ven obligados a abandonar el coche esta que vengan mejores tiempos...

Novocaina para el alma dijo...

Bienvenidos a Burocracia Central!!!

Edmundo Mantel dijo...

Lo siento, pero no me creo esa historia.

Ahora mismo voy a beberme diecisiete cervezas y a conducir desnudo a 140 dando vueltas alrededor de la rotonda de San Benito, frente al cuartelillo, "picoletos, picoletos, los mejores esqueletos" a ver si me cazan, y así compruebo la veracidad de ese cuento.

Perfectos Saludos.