martes, octubre 14, 2008

Marchando una de teocracias

Copio y pego de El País:

La policía israelí ha detenido al palestino que el pasado miércoles condujo su coche por un barrio de la ciudad de Acre, al norte de Israel, justo en el comienzo del día más sagrado del calendario judío, el Yom Kipur, día de ayuno total y oración silenciosa (...)

(...)Justo cuando comenzó esta jornada sagrada, Jamal fue a recoger a su hija de casa de su prometido en un barrio de Acre. Y fue en coche. Su osadía despertó las iras de los judíos más radicales de la ciudad, quienes, a su vez, encendieron los ánimos de sus vecinos palestinos, prendiendo la mecha para cinco días de violencia.

El caso ha ido tan lejos que incluso Jamal ha tenido que comparecer -lo hizo el domingo- ante el comité de Interior de la Knesset, el Parlamento israelí. Asegura que no tenía intención de provocar ningún incidente. Si yo soy el que ha causado esto [los disturbios] estoy dispuesto a sacrificar mi cuello aquí mismo, en esta mesa, en la horca, para devolver la paz y la tranquilidad a la ciudad de Acre, para devolver la convivencia a su lugar". Destacó que él mismo fue fundador de una asociación que lucha por la convivencia pacífica entre israelíes y palestinos en Acre. "Han intentado hacere parecer un asesino, me han convertido en un fascista".

El detenido ha negado las acusaciones de que conducía borracho o de que llevaba la música muy alta en el coche cuando entró en el barrio judío de Acre. "Sólo quería irme a casa, cometí un error e intenté pedir perdón. Ha sido una experiencia terrible"(...)

Sin comentarios...

Vespinoza desde el laicismo radical

5 comentarios:

Javier dijo...

Yo, cuando pasa el quinto coche con reaggetón a todo trapo a las 5 de la mañana por debajo de mi ventana, o la Iglesia Evangelista de la esquina invade mi cerebelo con sus cánticos religiosos de más de 50.000 W de sonido, también siento deseos de dedicarme a la violencia. Estos de Acre no aguantan nada...

Deprofundis dijo...

Cuando pasa alguna moto con tubarraco por mi casa me encanta oir la música celestial del chirrido de los frenos que precedede al del choque... Entonces me doy media vuelta y sigo durmiendo.

Lástima que suene tan pocas veces.

El Enanito dijo...

reggetón, tubos de escape... mariconadas comparado los voladores con los que el loquito de mi pueblo nos ameniza las madrugadas los días de fiesta local; que la fiesta es el día 25? pues marchando 25 pepinazos!!! y una angina de pecho!!

ángel dijo...

Con indecible gozo he descubierto esta página y estos comentarios. Sí señor! Regatones al patíbulo! Como en Taxi Driver, desearía que se los llevara a todos una lluvia purificadora; o mejor, que una organización armada de ciudadanos anti-regatones diera buena cuenta de ellos.

Locke Demóstoles Vespinoza DeProfundis dijo...

hombre, el señor lector de Sterne por aquí. Nos honra su visita.