viernes, junio 16, 2006

Bienaventurados los humildes (Ratzingers abstenerse)

Resulta que el Papa viene a Valencia (paaaaapa vente p´a Valencia, en la fergoneeeta) y lo hace con la humildad y sencillez que le caracterizan:

El Papa presidirá los actos finales del Encuentro Mundial de las Familias de Valencia sobre un escenario de 2.500 m2, con capacidad para cerca de mil personas (entre obispos, autoridades civiles y una representación de familias) y rematado con una torre luminosa de 35 metros de altura. Alrededor de esta estructura efímera, que se instalará sobre el puente de Monteolivete (el que cruza entre l'Hemisfèric y el Palau de les Arts), se dispondrá una corona de asientos para 3.000 sacerdotes concelebrantes, la cual estará en un plano inferior al situarse en el jardín del Turia. En el puente, de cara al estrado, que mirará hacia el Parotet, habrá otra zona con butacas para 3.000 «invitados especiales»(...)


(...)La estructura tiene un presupuesto de 600.000 euros y será utilizada en el acto testimonial con familias de la tarde del 8 de julio y en la misa final del Encuentro, que se celebrará la mañana siguiente(...).

El artículo completo aquí

¿Quien paga todo esto? ¿La iglesia? ¿Nosotros con nuestros impuestos? ¿Donde está aquello de la humildad? ¿Los 3000 invitados especiales no serán los príncipes de la tierra? ¿O los ricos?¿Le dará ánimos a la COPE?¿La torre de iluminación será por si acaso el Espíritu Santo esta liado y no ilumina el evento?


Vespinoza el Apóstata

3 comentarios:

Demóstoles dijo...

Creo que el papa mantiene un pique con Pink Floyd desde hace años. Dicen las malas lenguas que Woytila ya tenía planeado montar una Opera Rock en el muro de Berlin pero los de PF le robaron la idea en el último momento pujando más alto por el equipo de efectos especiales. Desde entonces, el vaticano lleva clavada la espinita de no ser los más espectaculares. El artista antes conocido como Ratzinger está a punto de sacarse esa espinita.

Imogene dijo...

Oí en la radio que el ayuntamiento valenciano obliga a retirar toda la pornografía de los kioskos de la ciudad con motivo de la visita papal. Como si Ratzinger fuera a bajarse del coche a por pipas. XD

Edmundo Mantel dijo...

Bien. Afortunadamente la escenografía de los ministros de Doraemon en la Tierra es mucho más sencilla, así que podemos considerarnos salvados.

Con respecto a lo de la pornografía. ¿el ayuntamiento ha RETIRADO la pornografía con motivo de la visita de Ratzinger? o ¿el ayuntamiento ha RESERVADO la pornografía con motivo de la visita de Ratzinger?.

Porque en algo tendrá que entretenerse al terminar la dura jornada.

Perfectos saludos.