domingo, julio 23, 2006

Ferrán Adriá y la deconstrucción del cefalópodo

Dicen que Diós ha muerto y la izquierda también, pero la verdad es mucho más espeluznante. Dios está más vivo que nunca y la izquierda se ha vuelto gilipollas. Léan si no el suplemento El viajero del supuesto diario de referencia de la izquierda crispañola. En su inimitable y afortunadamente inimitada sección de gastronomía tenemos un maravilosso artículo sobre el nuevo menú de Ferrán Adriá. Y es que el nivel de vida es tan alto en crispania, su economía es tan boyante, que los crispañoles de clase media de izquierdas son capaces, no solo de gastarse un tercio del salario mínimo en no comer en un restaurante de diseño, sino incluso de admitirlo en público. Entre otras muchas perlas literarias, el autor de la crónica celebra la última ocurrencia del mago de la deconstrucción culinaria: los calamares liofilizados. Para quien sea muy de letras diré que liofilizar es retirar el agua de un producto, de forma que este se reduce a polvo, y si quieren ver un ejemplo práctico, abran una sopa de sobre porque ese polvito amarillo es pollo liofilizado.

Así pues, celebremos la última innovación de Ferrán Adriá, la sopa de sobre. Nadie puede negar que este hombre es un virtuoso, pero tampoco podemos decir en qué consiste su don porque podría constituir un delito de injurias. Dejémoslo en que es un genio, en que crispania está plagada de gilipollas con dinero y que pronto los ciudadanos decentes tendremos que salir a la calle a quemar iglesias, restaurantes y sedes sindicales.

Demóstoles.
Contenido en agua 70%

1 comentario:

Edmundo Mantel dijo...

Bien. Empezaré por ir a Casa Tomás, a echarme unas buenas costillas con papas.

Es que lo de los calamares liofilizados me ha abierto el apetito de una forma...

Perfectos Saludos.