miércoles, julio 05, 2006

Presunción de inocencia

La presunción de inocencia es uno de los pilares sobre los que se asienta la democracia. Todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario y flaco favor hacemos a la justicia si lo olvidamos y empezamos a señalar a cada detenido como si ya se hubiera confirmado su delito. Pero como todo lo que es importante, la presunción de inocencia se trivializa y desvirtúa cuando cae en manos de los estúpidos y los ineptos que tanto gustan de hablar sin decir nada en algunos medios de comunicación. Un ejemplo es de quienes se apresuran a añadir la palabra "presunto" a cada sustantivo de la oración. Una cosa es que digamos frases como: "Abdul Urruticoetxea, presunto terrorista, será juzgado mañana", que es una forma de respetar los derechos del acusado, y otra muy distinta empezar a lanzar presuntos de cualquier manera al estilo de:

Detenidos A.M.S., J.M.A.F. y X.R.R. por el atraco a una joyería. Los presuntos atracadores entraron en el establecimiento blandiendo armas de fuego y gritando: "¡Semos peligrosos!" Para huír quince minutos más tarde en medio de un espectacular tiroteo con la policía.


Si los presuntos atracadores hicieron todo eso, ¿que hicieron los atracadores de verdad?¿Vigilar la puerta? Para que este párrafo tenga sentido habría que reescribirlo como:

Detenidos A.M.S., J.M.A.F. y X.R.R. por el atraco a una joyería. Los presuntos atracadores podrían haber entrado en el establecimiento blandiendo armas de fuego y quizá gritaron: "¡Semos peligrosos!" Para huír quince minutos más tarde en medio de un espectacular tiroteo con la policía. Aunque también podrían no haberlo hecho.

Por supuesto, tiene más sentido hacer un mejor uso de la palabra presunto:

Detenidos A.M.S., J.M.A.F. y X.R.R. como presuntos atracadores de una joyería. Los atracadores entraron en el establecimiento blandiendo armas de fuego y gritando: "¡Semos peligrosos!" Para huír quince minutos más tarde en medio de un espectacular tiroteo con la policía.

Ahora está claro lo que hicieron los atracadores.

Pero los periodistas aún pueden rizar más el rizo y llegan a hablar de presunto atraco o presunta víctima. Coño, es evidente que ha habido un atraco, lo que no sabemos es quién lo hizo. Y si el tipo que yace en el suelo con quince agujeros de bala en el pecho no es la víctima, que baje Grisson y lo vea...

Y todo esto va inmerso en la marea del lenguaje no sexista, no racista y políticamente correcto en el que tenemos que hablar durante horas para no decir nada. Pués a mí todo eso me parece una chorrada, pero propongo hacer como con el vinagre en las ensaladas. Yo escribo como me parece y aquí les dejo unas arrobas a parte para que vds. las pongan a su gusto.
@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@
@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@
@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@

Que vds. lo disfruten,
Demostoles
Tertuliano no surfista

3 comentarios:

Desde la sombra dijo...

Talmente como Pérez-Reverte en "El Semanal", con perdon.

vespinoza dijo...

OLÉ

Demóstoles dijo...

Sueño con entrar en la RAE y escribir un libro: "El obús en la palabra" Porque he de admitir que la fina sutileza no es mi especialidad.