viernes, noviembre 24, 2006

La cena de navidad en Mordor

Hace unos días en Mordor comenzó a confeccionarse la lista con los asistentes a la tradicional cena de navidad. Los problemas comenzaron cuando poco después Boca de Sauron reclamó a los laboriosos orcos que borraran de la citada lista a los orquitos subcontratados (es decir a los no funcionarios de Mordor). La verdad es que me lleve una muy agradable sorpresa cuando muchos Uruk hai no solo se negaron a llevar a cabo esta orden, sino que respondieron rompiendo la lista y negándose a colaborar en la organización de un acto que consideraban injusto(y un uruk rompiendo cosas da mucho miedo amiguitos) . Muchas de estas criaturas se veían con la obligación moral de venir al goro (así es como llamo a mi agujero orco, significa chiquero o pocilga) a pedirme excusas y a mostrar su indignación frente a las órdenes del Ojo. La indignación fue creciendo a medida que se enteraban de que los altos jefes orcos de mi empresa sí estaban invitados y los orquitos no.


En aquel momento se nos ocurrió hacer una cena "alternativa" el mismo día a la misma hora con los funcionarios de Mordor que nos habian demostrado su apoyo junto con el personal que quisiera apuntarse, subcontratados, laborales, funcionarios, piratas de Umbar, Haradrin, Dunledinos etc. En media hora nuestra lista ya era más larga que la oficial a pesar de que en nuestra cena cada uno se pagaba lo suyo y que posiblemente se organizara en una pizzería.

Desgraciadamente el ojo de Sauron se fijó en nosotros y comenzó a extenderse un desagradable rumor que amenazaba con terribles consecuencias laborales para los organizadores y asistentes de la "contracena". Una vez más el Señor Oscuro había impuesto su criterio.

Vespinoza desde Mordor (eventualmente) con amor

8 comentarios:

ricardo dijo...

Excelente dramatización de la realidad bajo la temática Orca. Sugiero una entrada igual pero con el padrino que viene también a cuento.

Locke dijo...

Pues dicen que los de la Mano Blanca les regalan un jamón pata negra en la cesta de navidad...

JOHNNY INGLE dijo...

Pero usted comprenda, Sr. Vespinoza, que no es sano el contubernio y mezcolanza contra natura de funcionarios y subcontratados o asistentas (perdón, quise decir, asistencias). Tenga en cuenta que si alguna vez el subcontratado decide reclamar a la Justicia su verdadera condición de funcionario por accesión, el juez lo primero que va a preguntar para ver si era un externo verdadero o un funcionario camuflado, es si alguna vez compartieron la cena de navidad. Si es así, el juez dicta sentencia y el subcontratado adquiere la confición de funcionario, para disgusto de los que tuvieron que opositarse.

Además, no es cristiano ni doraemoniano ponerse a pelear por un quítame allá esas cenas con espíritu navideño.

Las cenas de navidad sólo sirven para que le suden a uno las axilas.
Manténganse en casa y dedique esa noche a postear.

Sr. Ricardo: si está por aquí de nuevo: Que le quiero decir que no abro los comentarios porque le tengo miedo a los trolls. Que es que no los quiero ni escuchar. Que se me contagia la locura. Y que a lo mejor más adelante, a ver si se olvidan.

Locke dijo...

Señor ingle: si sigue utilizando ud. este sitio para sus comunicados con el Sr. Ricardo, me veo en la obligación de informarle que tendremos que cobrarle.
A 0,27 céntimos la palabra.

Anónimo dijo...

Sr. Vespinoza, recuerdo una frase algo así como...:"¿Y si hay una guerra (que rima con cena) y no vamos nadie?". Igual con tanta comida para él solito al "Ojo" le da un empacho.

JOHNNY INGLE dijo...

aH, Sr. Locke, pues le digo como una amiga que tomó una vez un taxi y cuando el taxista pretendió cobrarle el trayecto ella le respondió que de ningún modo, que ella no viajaba en taxi por dinero,
que lo hacía por amistad.

Y en efecto, yo no me comunico con el Sr. Ricardo por dinero, sino por amistad (virtual, en este caso), y que comprenda la penuria de este pobre muchacho, sumido en la inaccesibilidad permanente de Bitácoras. Los bloggerianos debemos mostrarnos generosos ante la grave penuria de los usuarios de otros ISP.

En todo caso, y en el peor de ellos, yo haría como esos ricachos que se van por el mundo con sus deportivos de lujo a hacer rallys por carreteras ordinarias. Cuando les paran para multarles sacan un fajo de billetes tan contentos y dicen: DE ESTO NOS SOBRA Y HASTA NOS SALEN POR LAS OREJAS LOS BILLETES. Póngame todas las multas que quieran...

Saludos.

vespinoza dijo...

(...)el juez lo primero que va a preguntar para ver si era un externo verdadero o un funcionario camuflado, es si alguna vez compartieron la cena de navidad. Si es así, el juez dicta sentencia y el subcontratado adquiere la confición de funcionario, para disgusto de los que tuvieron que opositarse.(...) Mr Ingle Dixit

Aquí le doy la razón Sr Ingle, lo que es lamentable es que se amenace veladamente a los organizadores de la otra cena. En vista de lo cual y como no es cuestión de jugarse los garbanzos del año q viene por una sola cena. La hemos suspendido.

ornitorrinco enmascarado dijo...

Ya sabía que en todos lados cuecen habas, pero joder, es que son las mismas habas.