viernes, noviembre 03, 2006

Las vacaciones de un friki en Paris

La semana pasada estuve en Paris (Francia) donde pude dar rienda suelta a mi frikismo despilfarrador cuan alocada muchachuela en las Galerías Lafayette. Que gran ciudad no solo por las maravillas típicas y tópicas (Torre Eiffel, Los Inválidos, La Saninte Chapelle...) sino por los sitios que para el común de los mortales pasan desapercibidos, donde yo daba alegres saltos histéricos ante la mirada resignada de mi querida (y paciente) novia. Paris es la ciudad de la luz ,y lo que es mejor, la ciudad donde las tiendas de comics no cierran los domingos. En fin y para no cansarles mas les pongo algunos ejemplos de esos lugares y de mis adquisiciones, con la sana intención de darles envidia:

La legendaria barricada de la Huchette (está en el Barrio Latino)
La explanada del Sacre Queur donde comenzó La Comuna

La plaza de La Defense-Nationale
La placa que homenajea a los republicanos españoles que fueron los primeros en entrar en Paris con Leclerc (Hotel de Ville)

En cuanto a las compras esto fue lo que me traje:












Asterix y Obelix con la merienda (Leblond Delienne)










El Rey del Polvo con el Morciguillo, y otros personajes de La Mazmorra (que tendré que pintar)

Un poster pequeño de Tintin dibujado por Bilal

y otro póster de Tardi (como no)

Un libro de uniformes del ejército francés (para pintar muñequitos de plomo con conocimiento)

Vespinoza el viajero friki

5 comentarios:

ricardo dijo...

¿Tantos inválidos hay en París para que se constituya en un atractivo turístico? Madre mía, pobrecitos. Prefiero Móstoles a París porque allí sí que respetan a los discapacitados.

vespinoza dijo...

La verdad es cuando iba por la calle necesitaba de toda mi concentración para mirar a las francesas sin que mi novia se percatara. Por lo que los franceses puede que sean verdes y con trompetilla en la nariz que yo no me he dado cuenta.

Siento no poder contestar a tu pregunta.

JOHNNY INGLE dijo...

Ni se necesita mirar a las fracesas ni preguntar por los franceses: es archiconocidos que las primeras tienen los senos como senos de copa de champán (valga la redundancia geométrica) y que los segundos la tienen pequeña (la trompetilla). Por tanto es inútil y ocioso ponerse a mirar o a preguntar.

Sr. Vesinoza: tengo serias dudas de si se considera filantrópico gastar el tiempo pintando escuditos y lanzas a pequeñas figuritas de plástico con arreglo a protocolos.
De esta manera la humanidad no va a evolucionar, y hay temas pendientes, como el del calentamiento global de los hombres y la incidencia del herpes.
Recapacite.

vespinoza dijo...

No crea señor Johnny, yo con mis muñequitos mantengo discusiones de elevado nivel intelectual sobre los temas que ud apunta (entre otros), hay un grupo de hoplitas que son temibles usando la filosofía presocrática

Edmundo Mantel dijo...

Sr. Vespinoza;

Abandone ese optimismo: su novia SÍ se percató de sus miradas.

Siempre lo hace.

Perfectos Saludos.