miércoles, mayo 31, 2006

La Horda Dorada o Los Jubilados Salvajes

He vuelto de Madrid. Lo que en un principio era un viaje para ver a los Rolling se transformó en un viaje de frikismo (visitas a miles de tiendas de comics, ya hablaré más adelante del Capitán Torrezno una agradable sorpresa tebeística) y gastronomía (visita a Casa Cándido en Segovia) por culpa de un cocotero
Pero lo que me ha motivado a escribir este post es el terrorífico viaje de regreso en compañía de unos jubilados. Paso a relatar punto por punto mi accidentado viaje, advirtiéndole querido lector que no siga leyendo si es usted un alma sensible o fácilmente impresionable
  • Llegada de la Horda a puerta de embarque: No hacen una fila se lanzan en tromba, eran unos 200, sobre los aterrorizados empleados.
  • los empleados intentan poner orden y repartir a los pasajeros por puerta de embarque "letras A B C D puerta 29, letras E F G H puerta 30" pero la Horda no hacia caso , al contrario la megafonía parece que les volvía aun más frenéticos
  • El Primer incidente serio ocurre cuando uno de los integrantes de la horda (debía ser un berserker) comienza a gritar que el no embarca sin su señora que al parecer estaba impedida, la pobre mujer estaba abandonada en medio de todo el tumulto ya que su marido sin duda en pleno trance la había olvidado allí.
  • Los integrantes de la horda a medida que van entrando en el avión se sientan donde les apetece (al lado de un amigo del pueblo, junto a su señora y a la cuñada etc.) sin tener en cuenta los asientos asignados. Esto genera un espectacular caos, ya que como tampoco son capaces de mantenerse sentados cada vez que la azafata consigue acomodar a uno, este recuerda alguna anécdota y corre a contársela a otro que está sentado seis filas más atrás.
  • Una vez pasa la hora de despegue sin conseguir ubicarlos tenemos que esperar otros 40 minutos a que nos den nuevo turno los controladores aéreos
  • Durante el vuelo haciendo gala de sus costumbres esteparias se comunican a gritos de punta a punta del avión "Vicenteeeeee que esto no se caeeeeeee" "Fueraaaa estamos a -50º más frío que en el pueblo ¿verdad Manueeeeeee?. Es imposible dormir
  • Un señor (sin duda un veterano) repetía una y otra vez "todos los miércoles igual yo no vuelvo a viajar un miércoles"
  • La frase "permanezcan en sus asientos y abróchense en cinturón" les era incomprensible
  • Una vez en tierra la horda corre a coger sus maletas agolpándose alrededor de la cinta de las maletas, veo escenas de gran peligro cuando una niña de unos 5 años se interpone en su camino, su madre me mira aterrorizada buscando comprensión
Todo este terrible viaje me hace preguntarme una cosa ¿como podemos culpar de esto a la LOGSE?
Algunos de los jubilados en su juventud.

Marco Vespinoza Polo

3 comentarios:

ornitorrinco enmascarado dijo...

¡Qué mala suerte! fuiste a coincidir con el viaje del geriátrico "Conan El bárbaro". ¿No los oias jurar por Crom? ¿No los viste hollar los enjoyados tronos del mundo con sus toscas sandalias?

En fin, para olvidarlo, te recomiendo Tiempos Interesantes de Terry Pratchett. O quizas no.

otra sufridora dijo...

No solo los oimos jurar por Crom, sino que les vimos beber cerveza como gamusinos a las 6 de la mañana... así luego atropellaban a niñas y se peleaban por coger las maletas con ansias asesinas

Anónimo dijo...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you!
» » »